Por qué pansexual (y por qué no estoy en contra de la bisexualidad)

Voy a escribir sobre etiquetas referidas a lo que se suele llamar “orientación sexual”. No me gusta el concepto de orientación sexual por varias razones, pero no he encontrado por ahora palabras alternativas que me permitan referirme a las opresiones que se relacionan con él, y las opresiones son muy reales y de alguna manera necesito poder referirme a ellas. No me refiero explícitamente a “orientación romántica” ni otras; es un tema en el que me falta conocimiento y discurso, aunque creo que idealmente también debería incluirlas.

Me gusta el concepto de plurisexualidades porque incluye muchas etiquetas sin pretender que son lo mismo. Plurisexualidades lo son la pansexualidad, la bisexualidad, la polisexualidad y tantas otras. Me gusta este paraguas porque evita el típico conflicto (absurdo) entre pansexualidad y bisexualidad.

Actualmente me considero pansexual. A veces también uso bisexual, pero suele ser en contextos en los que busco una solución rápida. Puede parecer “desleal” o algo así usar las etiquetas de esta manera, como si pudieras cambiártela todo el rato… Quizá sea así para otras personas, pero para mí no tiene mucho sentido ser leal a una etiqueta. Considero que son herramientas y que sirven para transmitir mensajes. La cuestión es qué mensaje quieres transmitir y entender y tener en cuenta todas sus implicaciones (por ejemplo, no usaría una etiqueta que hace referencia a una opresión que no vivo, porque eso sería apropiación y estaría dificultando más las cosas a las personas que sí viven esa opresión).

Uso pansexual en particular porque me gusta el matiz de no rechazar a una persona por su género ni por su expresión de género. Creo que este matiz está en pansexual y no está, por ejemplo, en bisexual. Y en este momento de mi vida es un matiz que me gusta especialmente por los procesos por los que estoy pasando en referencia a mi propio género.

Sin embargo, no descarto en un futuro dejar de usar esta etiqueta. Y usar otra o no usar ninguna. No creo que las etiquetas tengan que ser para toda la vida.

Durante mucho tiempo usé bisexual y tuvo sentido para mí mientras lo hice. He visto repetidamente como personas pansexuales critican la bisexulidad y como personas bisexuales critican la pansexualidad… Esto me parece absurdo y monosexista, y además siempre provoca el “borrado” de todas la otras etiquetas plurisexuales que existen, porque parece que sólo existan estas dos. Esta guerra a menudo veo que está alimentada “desde fuera” por personas monosexuales (lesbianas, gais, heteros) que se ponen a opinar sobre etiquetas que no usan, llegando a puntos absurdos en los que se aprovechan de etiquetas que habitualmente niegan o ridiculizan para dejar aun peor a otras.

Me parece muy injusto cuando se les exige a las personas bisexuales que usen otras etiquetas que no lleven el prefijo bi-, acusándolas de binaristas y tránsfobas. Me parece muy injusto por varias razones.

Primero, la única persona que puede saber qué etiqueta prefiere para sí misma es la que lo vive en primera persona. Es la única que puede saber realmente sus razones. Está bien saber que existen otras plurisexualidades y aprender sobre cada una, pero en última instancia si una persona dice que es bisexual, nadie debería negárselo desde fuera. Y esto es válido para cualquier otra etiqueta.

Segundo, porque la etiqueta “bisexual” es la más conocida de las plurisexualidades. Exigirle a alguien que use otra etiqueta es exigirle que se ponga en la posición de que continuamente no le entiendan y tenga que elegir entre dar muchas más explicaciones (y exponerse a que se le cuestione más su experiencia y a recibir más violencia verbal) o ser aún más “invisible” (que la gente no entienda su etiqueta o ni conozca su existencia). (Hacerlo porque lo necesitas o porque decides que lo prefieres por cualquier razón, bien. Que te lo exijan externamente ignorando cómo te identificas tú, mal.)

Tercero, me parece especialmente injusto porque en mi experiencia (y ya son unos cuantos años con este tema), suelen ser más binaristas y tránsfobas las personas que usan este argumento que quienes se consideran bisexuales. (Como toda generalización esto tendrá excepciones, claro)

Cuarto, porque un prefijo no hace el concepto. El binarismo existirá o no según la definición que se use. Y la mayoría de gente bisexual que se lo ha planteado usa definiciones no binaristas (por lo menos, la gran mayoría de gente que he conocido).

Quinto, porque con este argumento se olvida lo binaristas que son las monosexualidades más conocidas (por lo menos en sus definiciones más habituales). Me parece cruel que se insista tanto con el binarismo a las personas bisexuales y no fijarse en el binarismo de etiquetas mucho más conocidas: heterosexual, gay, lesbiana. (Con esto no pretendo equiparar, lesbiana y gay son etiquetas oprimidas y de resistencia, y no entro a valorar las razones de cada persona que las use; yo no soy ninguna de las dos cosas actualmente y no creo que me corresponda hacerlo)

Tal y como las uso yo, las etiquetas de bisexualidad y de pansexualidad son distintas. La bisexualidad es un término más amplio porque incluye la atracción hacia personas de “más de un género”. Pansexualidad sería hacia personas de “todos los géneros” o “indistintamente del género” o (la que me gusta a mí) “sin rechazar por género”. Creo que es bastante distinto decir “más de uno” que decir “todos”. Considero que se puede ser las dos cosas (y de aquí lo que contaba al principio de que yo uso también “bisexual” cuando lo creo conveniente, porque no lo considero excluyente y porque no me supone un problema por ninguna otra razón tampoco), pero creo que “pansexual” me parece más específico y más ajustado a lo que quiero transmitir.

Si ahora decidiera dejar de usar “pansexual” (alguna vez me lo planteo), creo que pasaría a usar “polisexual”, que haría referencia a “muchos géneros”.

Cuando digo que soy pansexual, no quiero decir que me atraigan sexualmente todas las personas. No creo que le suceda a nadie esto. Ni tampoco quiero decir que el género de las otras personas me sea indiferente. Para algunas personas pansexuales puede ser así, pero no para mí. (Esta idea quizá la desarrolle otro día)

Esto no lo digo con intención sexo-fóbica, sino porque creo que es importante entender que la atracción no gira necesariamente alrededor del género (ni de la expresión de género). Me parece muy limitante plantear las atracciones (sexuales, románticas, afectivas, sensuales, estéticas) como si solo les importara un aspecto de las otras personas: solo el género (o la expresión de género*). Para algunas (parece que muchas) personas puede ser un aspecto muy importante para sentir atracción, pero siempre hay más cosas, desde el color de los ojos, hasta el timbre de la voz, pasando por sus gustos, su sentido del humor o sus principios.

Lo que me fascina de las atracciones es entender no solo que respecto a un aspecto se puedan tener gustos distintos, sino que la importancia misma de cada aspecto cambia de una persona a otra.

Para mí, por ejemplo, lo más importante para sentir atracción son los principios que creo que tiene la otra persona y sentir que me trata bien (por lo menos de vez en cuando). Y además, se me mezclan los distintos tipos de atracción (sexual, romántica, afectiva, sensual, estética), es decir, si siento un tipo de atracción seguramente también sienta el resto y se me hace difícil saber por cual ha empezado o si ha empezado con todas a la vez. Se me mezclan hasta puntos que no sé si conozco a nadie más a quien le suceda. Esto no significa que el resto de parámetros en base a los que se pueda sentir atracción no me afecten; sólo que esto es lo que más me afecta.

*He visto alguna vez que se usan definiciones que no hacen referencia al género de las persona hacia la que se siente la atracción, sino a su expresión. Me parece interesante la idea que hay detrás: el género de otra persona no lo sabrás a menos que te lo diga, y sin embargo puede que sientas atracción sin que eso suceda. Pero a la vez también creo que es todo más complicado que hablar sólo de géneros o sólo de su expresión. Son ideas que me gustaría desarrollar en algún momento.

Anuncios